El momento en el que nos encontramos, después de una pandemia y las restricciones que provocó, es óptimo para conocer realmente cómo valoran los Profesionales Sanitarios el contacto remoto. Durante un periodo de tiempo relativamente largo, prácticamente todos, han mantenido interacciones remotas con la industria, con una casi nula actividad presencial, lo que hace que su opinión se fundamente, más que nunca, en su experiencia. 

 

Paralelamente, y adecuándose a esas circunstancias, a lo largo del último año y medio, la actividad comercial NO presencial de los laboratorios ha sufrido una aceleración exponencial. Han pasado de gestionar modelos de contacto remoto como pruebas y tests -salvo en aquellos que ya entendieron que los modelos remotos eran el futuro- a gestionar modelos de contacto remoto como una actividad más dentro de la estrategia comercial de la compañía. 

 

Efectivamente, aunque algunos laboratorios han cobrado ventaja en esta carrera, a día de hoy, la práctica totalidad de los mismos están incluyendo la visita remota como parte de la estrategia de contacto con los Profesionales Sanitarios, evitando dejar todo el protagonismo al contacto presencial entre médico e industria.  

 

No obstante, esta diversificación del canal de contacto no es simplemente una estrategia de protección o de reducción de riesgos ante desastres. Esta práctica se está convirtiendo, a medida que se van descubriendo sus ventajas, en protagonista, ganando cada vez más terreno a la visita presencial. 

 

Y esto no sólo se produce porque los Profesionales Sanitarios, al igual que la práctica totalidad del planeta, se haya adaptado a las herramientas y a la tecnología que nos sirvió para seguir unidos durante la pandemia e incluso las hayan introducido en su día a día. El crecimiento del contacto remoto y la estrategia omnicanal se debe fundamentalmente a que esta práctica consigue adaptar el canal a las preferencias del médico, a su agenda, a su espacio y a sus circunstancias del día a día. Y, además, consigue también adecuar el contenido a las preferencias del médico. Y así lo reconocen ellos. 

 

Queremos compartir con vosotros los resultados del último análisis que hemos realizado en el mes de septiembre, en el que hemos consultado a una selección aleatoria de 600 P.S. (tanto médicos de familia como especialistas en diferentes áreas) que actualmente están participando en alguno de los programas que estamos desarrollando. 

 

Los resultados son totalmente determinantes: 

  • El 99% se siente cómodo con el modelo de contacto. 
  • El 79% prefiere la visita médica remota antes que la presencial. 
  • El 61% de los P.S.  preguntados, valora como principal virtud de la visita médica remota la adaptación a su agenda, lo que les permite poder dedicar tiempo de valor a la interacción en el momento más adecuado para ellos.  

A la vista de estas opiniones, es evidente por qué los laboratorios que ya han incorporado la omnicanalidad como la base de su estrategia comercial están en el camino correcto. El Profesional Sanitario está asimilando las ventajas que representa y prioriza poder organizarse para recibir los contenidos de la manera más adecuada, frente a otras alternativas más rígidas, reactivas y, en algunos casos, inoportunas. 

 

Es evidente que si se está popularizando y priorizando la “consulta remota médico – paciente” también se termine asimilando de la misma manera el otro lado de la ecuación, es decir, la “visita remota médico – industria”. 

 

Después de 10 años gestionando programas de visita médica remota, en Sercómex Pharma sabemos que el grado de satisfacción de los Profesionales Sanitarios es prioritario, tanto para nosotros, como para nuestros laboratorios clientes. Por este motivo, nos tomamos muy en serio conocer qué experiencia están teniendo los P.S. que participan en nuestros programas, identificando si hay algún aspecto el que podamos mejorarla y adaptarla a sus expectativas. 

  

¡Conoce todos los resultados de la encuesta en el siguiente vídeo!⬇